domingo, 26 de julio de 2015

Novedades


Novedades de presentación en el blog en primer lugar. Lo hemos aclarado un poco, esperamos que os guste.

Y también novedad en el desarrollo del raid. Tenemos preparados los waypoints de las etapas pero además, y esto os gustará a muchos, estamos preparando tracks para seguir las etapas. Hemos confeccionado ya los tracks de las tres primeras etapas.


sábado, 25 de julio de 2015

Bidán, el infinito III



Amanece lloviznado… Mientras desayuno y voy a un taller a mirar los frenos que hacen ruido. El cielo se despeja y pruebo suerte. Que diferencia con ayer! Parece que no hubiera llovido, no lo suficiente.. Durante más o menos cien kilómetros el recorrido discurre muy cerca del que hice ayer para acercarme a Bojador. Tengo que cruzar un río y veo unas rodadas, casi un camino, que se metía en el y continuaba cauce abajo, esperaba que en algún momento saliera por el otro lado que estaba escarpado pero no vi nada. Me di cuenta que iba directo al fondo de la sebja de ayer, sin salida pero decidí continuar para ver que había allí, estaba algo blando pero se andaba bien. Me encuentro en el fondo de la sebja Aridal. De vuelta sigo buscando el paso del río y finalmente lo cruzo a las bravas por donde lo veo más favorable. Sigo hasta encontrarme otra vez con la antigua PD por la que había llegado ayer y continúo por ella. Me olvido del GPS, se trata de seguir las balizas. La pista no siempre va por dentro de las balizas y a veces se despega de ellas hasta un par de kilómetros y me doy cuenta de que no están ahí, pero pronto vuelven a aparecer.

Me encuentro con un Nissan Patrol largo que viene de frente. Nos paramos. Después de los saludos me dicen que son pastores que vienen de la zona de Bir Enzaren de ver a los camellos. Me preguntan de donde vengo, si ha llovido, cuanto tiempo, a cuantos kilómetros al Este de Bojador… Ya tranquila su curiosidad me pregunta cuántos kilómetros llevo desde Bojador. Cuando le respondo se mofa: “el río…”, le explico que además me acerque a ver hasta donde habían prolongado la carretera que sale desde Bojador al SE, que me había metido en el fondo de la sebja y que el río al final lo crucé directamente. Me dijo que encontraría mucha gente y muchos animales en Bir Enzarén y así fue. Un agradable encuentrocomo suele ser con los pastores. Sigo por la PD y decido modificar la etapa. Mi objetivo era explorar el norte y si sigo hasta la frontera con Mauritania me puede faltar tiempo… Tengo que salir a buscar gasoil pues con el nuevo cambio tendré por delante alrededor de novecientos kilómetros hasta encontrarlo otra vez. Así que al cruzarme con la carretera Dakhla – Ausserd me desvío de la PD y tomo el asfalto. No llego a entrar en Dakhla, lleno gasoil en Argub y en Imlili comienzo una nueva etapa.

Por aquí está todo muy verde lo que ayuda a que la pista se vea mejor. Es una zona peligrosa como recuerdan los carteles con calaveras y tibias en los bordes de los caminos. Me encuentro con otro Patrol de pastores y también paramos a conversar un rato. A estos les gusta que prefiera ir a Ausserd por pista y no por la carretera. No me acerco a ver la sebja que queda cerca, la vi el año pasado. Luego me arrepentiré, con lo que ha llovido puede que tuviera más agua. Uno de los encantos de estos lugares es que nunca se ven iguales de una vez a otra por mil veces que hayas pasado por ellos. Quiero parar a dormir en una espectacular zona de rocas negras y arena que me dejó prendado el año pasado pero un lento laberinto de pasto de camello y arena, por otra parte muy divertido, de no menos de treinta kilómetros ralentizan mi marcha y finalmente para a dormir en un sitio llano que encuentro en mitad de la nada, bueno, a unos pocos kilómetros de un montículo cuyo nombre no recuerdo pero que hasta sale en los mapas ya que es lo único que destaca una veintena de metros de todo lo que hay alrededor. Viene a visitarme parte de la fauna local, una pareja de pajarillos, una especie de cuervo, a otra la intuyo por las huellas en los alrededores a la mañana siguiente.


Continuo con precaución la zona de Ausserd está llena de minas, por todos sitios me han advertido diversas fuentes. Aunque esta parte casi coincide con uno de los tramos que hicimos en diciembre pasado en su totalidad fuera de pista, siguiendo las huellas del Patrol que me había encontrado el día anterior comprobé que existía una pista cercana. Me acerco a Ausserd, las montañas que lo rodean y el Djebel Derraman rompen el horizonte vacío, no son montañas muy altas pero las veo a más de sesenta kilómetros. Paro en Ausserd a comprar unos refrescos y alguna golosina con chocolate. En la tienda me encuentro con un tipo que se identifica como gendarme que después de recibir la correspondiente “ficha”, interrogarme sobre mi itinerario y verificar que llevaba agua y gasoil suficientes y que más o menos sabía por donde iba me dejó seguir, un trámite menos, el año pasado su jefe fue más difícil de convencer. No resisto la tentación de subirme a una de las montañas que rodean Ausserd, zona militar de acceso restringido. Esta bastante cerca de la carretera. Por lo menos he conseguido ver lo que hay dentro de las montañas donde se encuentra la antigua base de la Legión española. A la salida de Ausserd me encuentro con una pista que tengo en los mapas de unos sesenta kilómetros que enlaza con la que iba a seguir y que se ve bastante utilizada. Se trata de la llegada de una antigua PD, todavía queda la señalización de la zona de vivac a final de etapa. Esta pista me ahorra veinte kilómetros de asfalto y alguno más en el recorrido total así que me meto por ella. Es una pista buena que avanza por el llano sorteando los pequeños arroyuelos, cuando más o menos a mitad de ella se me acerca un pick-up militar y me corta el paso, maniobra por otra parte habitual que ya me han hecho en otros puestos-control. Sabía que más adelante había otros dos, como luego me confirmaron, pero este no lo tenía “controlado”. Me dicen que estoy en una zona militar prohibida y, como es también habitual, comunican mis datos por radio. Viene el jefe y todos corren a ponerse el uniforme y me piden por favor que cierre el coche y me retire de el. Ya nos habíamos hecho colegas, llevaba allí un buen rato por los problemas para comunicar mis datos con una emisora que no alcanzaba… Llegaron dos coches y en uno el jefe, supongo que un teniente. Nos saludamos y me pide disculpas por el retraso y por la espectacularidad del dispositivo pero he sido sorprendido en una zona restringida y tienen que seguir unos procedimientos. Lo primero que me pregunta es si me han ofrecido té y de comer y aunque ni uno ni otro le digo que si pero que les he dicho que ya había comido. Después me lo agradecerían con unos guiños y unos discretos gestos. Este si trae una emisora de verdad y corrige algunos errores de sus subordinados como mi nacionalidad francesa y la marca Nissan del coche… Muy “buen rollo” con el y terminamos enseñándonos lo que llevábamos debajo de los capó. Me dijo que había comunicado a los otros dos puestos de más adelante que iba a pasar para que no tuviera problemas pero que tenía que esperar a ala gendarmería que también venía de camino.


Llegan y me dicen que tengo que volver a Ausserd para una autorización… lo empiezo a ver oscuro. Después de un par de horas de discreto y sutil interrogatorio el jefe de la Gendarmería, el mismo de diciembre me dice que lo siente mucho pero que soy su responsabilidad y que no me puede dejar meterme en la pista con un solo coche, que no me vuelva a meter en la pista o me tendrá allí un par de días de souvenir y que me tienen muy controlado. De bueno saqué que de vuelta me llevaron por el interior de las montañas, donde evidentemente no hice fotografías y por que pude estar en el interior del antiguo puesto español donde tiene ahora su sede la Gendarmería. Me despido de ellos y me dejan en la carretera. He echado el día con el tema y me han hecho terminar aquí esta etapa. Todavía tengo intenciones de intentarlo más arriba evitando los posibles lugares de control “controlados” y así se lo comunico a frenchie que ha estado durante todo el viaje pendiente de lo que enviaba mi baliza Spot y al otro lado del móvil. Pero al rato un camello se me cruza en el camino. Es esa hora, ni noche ni día, en la que no se ve un carajo y menos con el sol recién puesto frente a mí. Lo vi de repente en medio de la carretera y tuve suerte de que en ese sitio no había desniveles y me pude salir de la carretera para intentar esquivar al bicho. Al final le di con la esquina del coche. Me bajé a ver que había sido del bicho y lo vi perderse corriendo, espero no haberle dado más que un buen susto. Abro el capó para comprobar que tan sólo se trata de este arrugado y un faro mirando al cielo y como todo está bien sigo andando pero al rato me doy cuenta que de vez en cuando parpadea una luz de avería aunque no llega a fijarse. Esto me convence de abortar toda tentativa de salirme del asfalto; decido ir por carretera a Zagora para ver a la gente de la prueba de orientación e intentar arreglar la chapa del coche allí. Durante todo el trayecto hasta Zagora no volví a ver la luz aunque fue todo de día y es muy difícil ver un destello. De noche en Zagora y por Granada lo he visto alguna vez… habrá que meterlo en la máquina a ver que dice. Para celebrarlo me doy un homenaje en uno de los hoteles de Dakhla esa noche. Me han recortado los planes, que se le va a hacer, por otra parte mejor haber sido formalito haciéndole caso al gendarme de Ausserd y porque después se han puesto las cosas más feas cerca de El Aiún incluyendo registros de coches de turistas...



PD: Cuando llegué a casa me enteré que los incidentes en el Aiún fueron a  más



jueves, 16 de julio de 2015

Los muros



A primeros de los 80 del sigo pasado Marruecos decidió cambiar su estrategia de guerra contra el Frente Polisario. La táctica de las columnas resultaba inutil pues tan solo dominaban el territorio que pisaban. Decidieron construir unos muros y realizar una defensa estática.

Los muros de las fotografías corresponden a la zona de Hausa y el Djbel Uarkziz que visitaremos en octubre con Le Petit dakar 2015, el del vídeo se encuentra más al sur, defendía la ciudad de Bojador.

Los muros, fabricados con arena o piedras tienen entre uno y tres metros de altura, lo suficiente como para dificultar o imposibilitar el paso a los Land Rovers con los que solía moverse el Polisario. Cada cierta distancia se encuentra un punto fuerte con una guarnición. El muro se completaba con vallas de alambre de espino y campos minados con minas anti-persona y anti-carro frente a él.









El muro que protegía Bojador, construido en 1982, a principio de este año.
s

domingo, 12 de julio de 2015

2010. Bidán y Atlas II



Comienzo la segunda etapa en El Aiún. Cargo a tope las reservas de gasoil, agua, fruta, Marquise y unas deliciosas pastas, según los planes, vagos y mutables es probable que emprenda una travesía sin escalas hasta cerca de la frontera sur con Mauritania aunque en principio pasaré por Bojador, no son más de veinte o treinta kilómetros de desvío pero estando tan cerca, es obligado parar a reponer el gasoil gastado. Cruzo la Saquia el Hamra y me desvío por la carretera que va a Dcheira y El Hagunía. En Dcheira hago la primera parada para ver el escenario de la Batalla de enero de 1958. Una katiba de la Armada de Liberación del Sahara, Dij Tahrir, sin ninguna relación con l que fue el Frente Polisario, tendió una emboscada a un par de banderas de la Legión en una misión de reconocimiento. Los combates duraron casi un día y una noche completa y dejaron en la Saquia el Hamra cuarenta y ocho muertos por el lado español y doce por la parte marroquí. Podéis leer más información de primera mano aquí http://www.sahara-mili.net/phpbb3/vi...hp?f=10&t=2209 . Una de las consecuencias de esta batalla fue la construcción de un puesto-fuerte allí mismo, conocido como Fuerte Chacal, utilizado posteriormente por las Fuerzas Armadas Reales (FAR) marroquíes durante veinte años y hoy en ruinas.

Fuerte Chacal

Sigo unos kilómetros por la carretera que cruza la Saquia y enlaza con la que va de El Aiún a Smara y Guelta Zemur. Cerca comenzaba la pista que quería tomar, según la información de que disponía al lado de la Estación nº 5 de la cinta transportadora de los fosfatos de Bucraa. Anduve rebuscando pero no había sitio por donde pasar bajo la cinta… al final me dirigí a la estación a preguntar. Me salieron al paso militares, gendarmería y seguridad privada y a ellos les pregunté. Me señalaron la pista que buscaba que empezaba en la misma estación y que tenían cerrada con una barrera. Me dijeron que no era posible que fuera por la pista, que tenían unos problemas políticos, “pequeños y temporales” y no me podían a autorizar a entrar en la pista ya que podría ser “peligroso” – por aquellos entonces no tenía ni idea de los problemas que se habían gestado cerca de El Aiún, y eso que según tengo entendido el campamento donde protestan los saharauis está cerca de Dcheira por donde pasé sin percatarme de nada. A la vuelta por carretera si vi el cruce que había tomado días antes para ir a Dcheira literalmente blindado por ejército y policía-. No obstante lo seguí intentando, fue casi una hora de negociación… el vigilante de seguridad estaba a mi favor y me ayudaba, un par de veces le dije: “No hay más que hacer…” pero él me decía que si. Casi teníamos convencidos a militares y gendarmes cuando de la caseta de al lado salió un tipo, seguramente el jefe que debía haber estado escuchándolo todo y me dijo: “Por la pista no vas. Si quieres ir a Bojador ve por la carretera, safi (trad. “es lo que hay”). Bueno, todo tiene arreglo: sigo por la carretera y pasadas las minas de Bucraa cojo una antigua pista del Paris-Dakar (PD) por la que me puedo desviar y recobrar el itinerario previsto. Se me va haciendo de noche. Los días anteriores he procurado buscar el sitio para dormir hora y media o dos antes de que se ponga el sol pero aquí tampoco importa demasiado, estoy en una llanura sin fin, no hay nada alrededor. Paro el coche cuando me he despegado diez kilómetros de la carretera junto a una acacia solitaria. Ya de noche todavía distingo algún tráfico que se acerca hasta donde supongo he tomado la pista y se pierde en la dirección que yo había traído. Incluso a diez kilómetros de distancia, estoy medio sordo, el viento me trae el ruido de los motores de los camiones, que silencio, que cielo, que paz. Después de comer toca trabajar un rato: la rueda de repuesto en el portón trasero nunca me ha gustado y me está empezando a fastidiar el portón así que sobre la marcha meto la rueda dentro del coche, la amarro firmemente y reubico el resto de carga que la rueda ha desplazado de su sitio original, básicamente el papeo. 

Hassi Aridal
Hoy tendré que esmerarme un poco más con la navegación. Hasta ahora no me ha hecho falta tan sólo de vez en cuando desviaba la mirada al GPS después de algún cruce para verificar que el rumbo era el bueno. En el año y pico que llevo preparándome a ratos el mapa que he usado las veces que he estado por allí este se me ha metido en la cabeza, no tanto los nombres… Pero para enlazar con la ruta prevista tengo que meter unos cuantos waypoints en el GPS, y pasar por ellos... Por la noche la luna me había dicho que iba a llover… y así es. Al poco de echar a andar comienza a llover, no dura mucho, algo menos de media hora. Sigo viendo el agua caer a lo lejos en varios puntos. Sigo tranquilo. Aparecen algunos relieves y al frente un erg. Como voy sólo es más prudente esquivarlo. Comienza a llover otra vez y el terreno empieza a ponerse pesado como si quisiera tragarse al coche, empiezo a preocuparme y me doy alguna prisa por si acaso. Estoy muy cerca de un lugar mítico para mí que quiero visitar. No es más que un pozo y no me espero nada especial pero lo tengo que ver. La travesía del Sahara Occidental me rondaba por la cabeza desde hace más de diez años y ese pozo Hassi Aridal, era uno de los siete u ocho puntos por los que pasaba la ruta soñada. No me decepcionó, el sitio es bonito para mi gusto, en el lecho de un río algo encañonado y lo encontré muy limpio, es decir sin chatarras, cubos o sacos rotos, sólo el cerco de estiércol/excrementos de animales en la plazoleta del pozo, por otra parte inherente a estos lugares. En la travesía de diciembre pasado ya había alcanzado alguno de esos puntos pero Hassi Aridal me llamaba especialmente la atención. No me entretengo mucho y sigo. 

Sebja Aridal









Hoy estoy viendo muchos animales. Hay de todo camellos, cabras, ovejas… El desierto está verde, travieso auténticos prados. He tenido suerte con la temida lluvia, más arriba me ha allanado el camino por el río de arena y aquí deleita mi vista con este espectáculo de verdura exuberante. Por ahora la cosa no va mal pero donde se puede me doy prisa, Bojador no está demasiado lejos, avanza el día y si la lluvia pone feas las cosas, tengo donde refugiarme. Pero antes me entretendré aún disfrutando de la vista desde el borde de un par de sebjas más. El terreno comienza a tornarse pedregoso. Intuyo que será así hasta la costa y la única preocupación, aunque no para de llover, es encontrarme con algún arroyuelo o pequeño río crecidito… Llego a Bojador y están todas las calles inundadas, me dicen que llueve poco y no están preparados pero al menos tres veces que recuerde, he estado allí lloviendo… Encuentro un camping con habitaciones y me tengo que mudar a otra: llueve también dentro.



viernes, 10 de julio de 2015

2010. Bidán y Atlas I


Nada más terminar de trabajar a medio día volvía a casa a cambiar de coche y sin ni siquiera comer algo cogí la autopista hasta el puerto de Algeciras para embarcar en el primer barco que saliese. Tenía prisa por perderme del mundanal ruido. Me dirigí directamente al sur y en un par de días estaba en Sidi Ifni visitando a un amigo. 

Amote
Al día siguiente estaba cruzando el Djebel Uarkziz, la frontera natural del Sáhara Occidental. En Assa había hecho acopio de agua, fruta para unos días y algo de gasoil para la primera etapa que serían algo más de seiscientos kilómetros. Antes de dejar el asfalto ya había perdido la noción del día en que vivía, tampoco me importaba. Aún más, es muy agradable pasar unos días sin saber en que día de la semana te encuentras. Sólo por la noche al revisar la información del GPS tomaba conciencia del día del mes aunque su trascendencia era mínima. Terminé la jornada en Foum (desfiladero, desembocadura, paso..) Amote. Amote es un antiguo poblado militar español que posteriormente sería utilizado por el ejercito marroquí, hoy abandonado y con un atrayente y fantasmal aspecto. Esta primera jornada fuera de la civilización me supo a gloria, seguramente cuando me bajé del coche en Amote tenía una sonrisa de oreja a oreja. Disfrutar de estos paisajes en soledad o adecuada compañía es un auténtico privilegio.

En los aproximadamente cien primeros kilómetros hasta Amote, a pesar de ir en paralelo al Djebel Uarkziz, la pista fue buena incluso divertida en algunos tramos más revirados, hasta Amote. Desde aquí hasta El Aiún me esperaban más de quinientos kilómetros de piedra. La suponía ahí, pero no tanta. Aún así la espectacularidad y la grandeza de del Uarkziz, del Djebel Zini, del plateau de Abdouluz con las agradables sorpresas que esconde merece el maltrato a la mecánica. La travesía del Uarkziz y después de Zini están llenas de recuerdos de la agitada historia reciente de la zona y de las g




entes que lo habitaron hace miles de años. El Plateau de Abdouluz monótono y cansino nos regala de sopetón y sin aviso ríos con agua y cascadas de decenas de metros o impresionantes e inmensas sebjas. Muy cerca del puerto de El Aiún y recien cruzada la Saquia el Hamra en su desembocadura prácticamente, me vuelvo a encontrar con el asfalto. Sin apenas pensarlo voy directo al restaurante Josefina donde me regalo un lavado de manos y cara en un grifo con agua corriente y meto enter pecho y espalda una buena ración de pescaito.

 Han sido más o menos seiscientos cincuenta kilómetros desde Assa. Qué tres días más buenos!






martes, 7 de julio de 2015

Le Petit Dakar visto por la NASA



Buceando en la interesante página que reune las fotografías que hacen los astronautas en sus misiones espaciales he encontrado está foto que parece hecha a propósito para la cuarta etapa de Le Petit Dakar 2015. Clickando en la foto de abajo se amplia y puedes comprobarlo. Guarda este enlace.

La línea recta de color claro que se ve en la parte de abajo de la foto es la cinta transportadora de los fosfatos de Bou Craa que aún se utiliza.


sábado, 4 de julio de 2015

Gracias a nuestros colaboradores




Le Petit dakar 2015 agradece a todos sus colaboradores la ayuda prestada, y la que queda por prestar... Damos también la bienvenida a nuestro nuevo colaborador, Naviservi. Naviservi es una empresa especializada en navegación on y off road que suministra a numerosos profesionales y da cobertura a diversos eventos s lo largo del año. Es el representante para la península ibérica del novedoso sistema de navegación Tripy.





viernes, 3 de julio de 2015

Lecturas saharianas para Le Petit Dakar 2015


La región Norte del Sáhara Occidental que vamos a recorrer en Le Petit Dakar 2015 está llena de historia reciente para nosotros los españoles. Nuestro itinerario cruza la franja al Norte del paralelo 27º40´ que España cedió a Marruecos en 1956 coincidiendo con su independencia. Allí queda algún antiguo fuerte español muy bien conservado.

Más al Sur, en el territorio que España administró hasta 1975 también nos encontraremos con algunas bases militares españolas: Edchdería, Hausa, Fuerte Chacal, el BIR nº1 en la playa de El Aiún por donde pasaban todos los reclutas destinados al Sáhara.  También encontraremos restos de la guerra que Marruecos mantuvo durante una década con el Frente Polisario. Veremos algunos de los famosos muros y puestos fortificados ya en desuso.

Del pasado preislámico del Sáhara también encontraremos vestigios en forma de monumentos funerarios y pinturas rupestres.

Este verano es ideal para que te pongas al día. Ahí van algunas sugerencias.

- Guerra en el Sahara. Jose Ramón Diego Aguirre. Istmo, 1991
- Breve Historia de la Guerra Ifni-Sahara. Carlos Canales y Miguel del Rey. Nowtilus, 2010
- Historia del Sahara y su Conflicto. Alejandro García. Catarata, 2010
- Cartas desde La Saguia al Hamra. Jesus F. Salafranca. Algazara, 1996
- Mirada sobre la seguridad euromagribi frente a los desafíos saharianos. Mohammed Boughdadi. 2009

Con el primero y tercero de la relación podemos tener una aproximación bastante real al conflicto del Sahara Occidental. Diego Aguirre se mostraba algo pro-Polisario y García algo más neutral y realista.

Esos son algunos de los títulos en español que hay en mi biblioteca. También, en francés, son muy interesantes las guías Pistes du Maroc de Jacques Gandini. Incluyen reseñas de itinerarios y unos completos artículos sobre historia, etnología y geografía. Fascinante la novela histórica de Dean King que cuenta la historia real del capitan Riley, un marino americano que naufragó en el Sahara, fue hecho esclavo y finalmente liberado después de innumerables penas y sacrificios. Skeletons on the Zahara. Si no queréis leer el libro en inglés, aunque más flojo, se puede ver un documental en este enlace: Esqueletos en el Sahara       

Si quieres profundizar más en el conocimiento de los habitantes del Sahara Atlántico es imprescindible la obra de Julio Caro Baroja, Estudios Saharianos, publicado en 1955 después de meses de frenético trabajo de campo.

Durante el viaje no vas a tener tiempo para leer pero si te llevas tu ejemplar de A Trompicones por África su auotor, Mario Montoro, te lo puede dedicar en persona en el mismo Sahara, todo un lujo.

Y por último siguiendo este enlace puedes acceder a una recopilación bibliográfica sobre la cuestión del Sahara en varios idiomas de 2006.

Iba con buena compañía ;)






miércoles, 1 de julio de 2015

Cómo llegar a Tafnidilt? Mapas

José Magalhaes revisando el roadbook de una etapa de su Dakar 2006



Abajo podéis ver unos mapas con las indicaciones de la ruta que seguirá la caravana de la organización de Le Petit Dakar 2015 para llegar a Tafnidilt donde comienzan y terminan las cinco etapas del raid. La organización tomará la ruta más favorable para los vehículos cargados y remolques que llevamos, así que hasta Agadir llegaremos por autopistas.  

Nuestra intención es llegar el domingo a medio día a Ksar Tafnidilt para que por la tarde podáis preparar vuestras motos con tranquilidad para internarnos en el desierto al día siguiente.

En el cuarto mapa tenéis una ruta alternativa por la costa para quien haga el viaje montado sobre la moto. Deliciosa, me acordaré del afortunado que la recorra mientras yo voy rumbo Sur por la autopista. Curvas y curvas. A la vista del mar o sobre los últimos contrafuertes del Anti Atlas antes de llegar a Agadir.  Toda esta información os la facilitaremos para que, los que lo lleváis, podáis introducirla en vuestro GPS.

Etapas de 405 Km de off road son factibles en la zona que recorrerá Le Petit Dakar 2015. Recuerdo ese instante, ya había retrasado varias veces la hora de parar a buscar un sitio para dormir, era enero y los días eran cortos. Llevaba desde el amanecer conduciendo, unas veces tranquilo, otras a buen ritmo. Llegada la hora de parar, no encontraba el momento. Un poco más, un poco más, después de una semana hombre y moto son una misma cosa. Más, más quiero más. Eso pasa allí... el itinerario que os hemos preparado tiene menos kilometraje pero va a ser más entretenido que las rutas poco complicadas que busco cuando voy por aquellos desiertos solo en moto. Después de trece días sobre la moto regresé a Merzouga, y aún tenía ganas de seguir hasta Figuig...


Las marcas en le Petit Dakar 2015


Estamos pendientes de confirmar algunas inscripciones pero parece que la marca naranja será la predominante en la salida de Le Petit Dakar 2015. A día de hoy el resumen por marcas está así:

KTM, 6 motos
Vespa raid, 4 motos
Suzuki, 2 motos  
BMW, 2 motos
Yamaha, 2 motos
Kawasaki, 1 quad

Aún tenemos cuatro plazas disponibles, tienes hasta el viernes para decidirte... te lo vas a perder?

Hemos recibido unos regalos!

Hemos recibido ya los primeros regalos que nuestras empresas colaboradoras han ofrecido para sortear entre los inscritos a Le Petit ...